Cannabis medicinal – la solución más segura para el dolor crónico

Cannabis medicinal - la solución más segura para el dolor crónico

El dolor crónico y la adicción a los opiáceos ha arruinado muchas vidas y ha cambiado el panorama de la medicina.
Algunos pacientes se sienten defraudados por el sistema médico cuando se les niega un tratamiento eficaz para el dolor crónico. Otros se sienten heridos por los proveedores médicos que los han introducido en los medicamentos opiáceos que han llevado a la adicción y arruinadas sus vidas. Los proveedores de salud se sienten frustrados que no pueden hacer más para ayudar de forma segura los pacientes con dolor crónico, culpable de proporcionar tratamientos eficaces a corto plazo con efectos perjudiciales a largo plazo, y el agotamiento de la compasión para los pacientes que necesitan ayuda.

Afortunadamente, hay otra solución que sea seguro, eficaz y sostenible. Además, los pacientes pueden cultivar sus propios.

La gran mayoría de los pacientes de cannabis medicinal utilizar este medicamento a base de hierbas para tratar el dolor crónico.

Los proveedores en mi práctica médica están sorprendidos por los resultados de cannabis medicinal en el tratamiento del dolor crónico. Paciente tras paciente cuenta una historia similar, y que es algo como esto: "Me corté el uso de opiáceos drásticamente, estoy durmiendo mejor, sentirse feliz y disfrutando de mi vida más, todos con menos efectos secundarios."

Nos encontramos con que cada vez que vemos un paciente que ha estado usando opiáceos para tratar el dolor crónico, después de comenzar el cannabis médicos las disminuciones de dosis de opiáceos por lo menos el 50% en la primera semana. A menudo es más como una reducción del 60-80%. Muchos pacientes llegan a interrumpir por completo medicamentos opiáceos en los próximos meses. A menudo reducir o suprimir otros medicamentos para el dolor, así, como los antidepresivos y anticonvulsivos.

La investigación científica cuenta la misma historia. Un artículo de revisión publicado en Ciencias de la Vida (2004) concluye: "La administración de bajo THC dosis en combinación con dosis bajas de morfina parece ser un régimen alternativo que reduce la necesidad de intensificar la dosis de opioides al tiempo que aumenta la potencia de opiáceos." Un estudio en animales encontró que la adición de una pequeña cantidad de THC aumento de la eficacia de la morfina por cuatro a doce veces.

Y mientras que los cannabinoides, como THC, pueden trabajar juntos con opioides para aumentar la potencia en los centros de dolor del cerebro, no hay un efecto significativo en el tronco cerebral, el área responsable de la disminución de la frecuencia cardíaca, respiración más lenta, y finalmente la muerte en el caso de una sobredosis de opiáceos. Esto significa que el uso de cannabis con opioides es más seguro que el uso de opioides solos.

Los pacientes están empezando a resolver esto. Un estudio publicado en la reducción de daños Diario (2009) estudió a 350 consumidores de cannabis medicinal, y se encontró que el 65% de ellos utilizaban el cannabis como sustituto de los medicamentos con receta, el 40% utilizaba como un sustituto del alcohol, y el 26% usarlo como un sustituto de las drogas ilícitas. Tres de los sujetos utilizan el cannabis para ayudar a dejar de fumar tabaco. Las razones más comunes para la sustitución eran menos efectos secundarios adversos, un mejor control de los síntomas, y menos de retirada.

Así, mientras que todos dijeron que el cannabis es peligroso porque es una "droga de entrada", los científicos están ahora diciendo que era una "droga de salida" en el marco de la reducción de daños. El objetivo es sustituir un fármaco más seguro para uno que es más peligroso en pacientes que son incapaces de lograr la abstinencia total.

Y el cannabis es ciertamente más seguro que la mayoría de nuestras opciones actuales para tratar el dolor crónico. En 1999, el Instituto de Medicina publicó un informe en el que declaró: "A excepción de los daños asociados con el tabaquismo, los efectos adversos del consumo de cannabis están dentro del rango tolerado por otros medicamentos", y "no hay evidencia concluyente de que la marihuana causa cáncer en los seres humanos ".

A diferencia de los medicamentos opiáceos, cannabis puede ser eficaz a una dosis baja durante años o décadas. Mientras que los opiáceos pueden adormecer el dolor y desconectar la mente del cuerpo, lo que aumenta el riesgo para la actividad inapropiada y una nueva lesión, el cannabis a menudo hace lo contrario. Los pacientes informan que después de usar el cannabis, el dolor sigue ahí, pero es menos intensa, menos molestos, y que ya no tienen que pensar en ello. A menudo se sienten más conectados a sus cuerpos, porque ya no tienen que retirarse del dolor. Los pacientes se sienten capaces de recuperar sus vidas desde el enfoque constante en el dolor.

Esto no quiere decir que el cannabis es una gran medicina para todo el mundo. Se ha demostrado que causa adicción y síntomas de abstinencia, como ansia de cannabis, disminución del apetito, dificultad para dormir, pérdida de peso e irritabilidad. Un estudio publicado en la revista Archives of General Psychiatry encontró síntomas de abstinencia de cannabis para ser "similares en tipo y magnitud a los observados en los estudios de la abstinencia de la nicotina."

El cannabis no tiene que ser fumados, ya que muchos pacientes están utilizando tinturas (extractos líquidos) y vaporizadores (inhalación libre de humo). pacientes certificados son capaces de crecer su propio o comprar la medicina de los cuidadores o dispensarios.

El dolor es una parte necesaria de la vida, nos ayuda a saber cuándo hay que evitar el peligro, el cambio, el descanso, o pedir ayuda. Por desgracia, a veces el dolor continúa después de la amenaza se ha ido. Los pacientes con dolor crónico están estresados, a menudo, privados de sueño, y sin esperanza. Estas personas necesitan nuestra compasión, comprensión y un tratamiento seguro.

Mientras que las recetas de opiáceos están aumentando a un ritmo alarmante, la adicción está arruinando familias, causando la delincuencia, y la creación de una inmensa carga económica, y proveedores de servicios médicos se sienten impotentes y frustrados, una solución segura podría estar creciendo en el patio trasero de su vecino.

Por Dustin Sulak, DO

Fuente Healer

La marihuana medicinal también cura a mascotas

La marihuana medicinal también cura a mascotas

Las personas que quieran o necesiten acceder al cannabis medicinal deberían poder hacerlo, de hecho, como ejemplo en el Estado norteamericano de Illinois por nombrar uno de tantos, tiene 39 condiciones médicas aprobadas para su prescripción médica. Aún más, no solo los humanos son los únicos que se pueden beneficiar de sus beneficios para la salud, muchas mascotas sufren dolores que les impide hacer vida normal y el cannabis podría ser para muchos de ellos la solución.

El ​​cannabis medicinal ayuda al perfecto funcionamiento de nuestro sistema endocannabinoide que es el responsable de que nuestro cuerpo funciones en perfectas condiciones y muchos animales también cuentan con este sistema endocannabinoide, por lo tanto es fácil deducir que la marihuana también puede ayudar a estos pequeños animales que viven con nosotros y nos hacen sentirnos tan queridos.

Es muuuy interesante cómo funciona todo … el sistema endocannabinoide (ECS) … el que todos los seres humanos y muchos animales tienen … y cómo el cannabis es la clave que mantiene la homeostasis en el cuerpo traduciendo este buen estado de salud en la ausencia de enfermedad.

Su funcionamiento es realmente muy simple y totalmente increíble. Un blogger, Tammy Falletti, que escribe un blog maravilloso llamado Ch-Town Mommy Mayhem ha sido un veterinario en los últimos 20 años y al igual que muchas personas que trabajan con animales, sabe lo que sufren estos animales con las enfermedades, de hecho el tiene un perro que sufría de cáncer.

              “En serio. Odio el cáncer. Los perros se chupan en demasía el cáncer de hueso en los perros lo chupan, es por lo que no es justo. Ellos ni siquiera saben que están enfermos, sólo saben que les duele, su lucha por el es estoico. Pero nosotros si que sabemos que ese cáncer es su final” Publicado el 4 de febrero del 2016.

Perro de Tammy jugando
Perro de Tammy jugando
Los que han tenido perros o gatos saben lo que es romperse el corazón al ver a tu animal querido sufrir de dolor, por no mencionar su perdida cuando mueren. Una amiga de Tammy conocedora de las ventajas del cannabis medicinal para ciertas dolencias le preguntó si había considerado tratar a su mascota con marihuana y esta le contestó que sin duda estaría dispuesta a intentarlo.

Leslie Kahn, la amiga de Tammy, le dio varios nombres y enlaces de compañías especializadas en tratamientos médicos con cannabis para animales domésticos
y de inmediato hizo un pedido a Canna Companion .

Al cabo de un tiempo Leslie le preguntó como le habían ido las cosas con la esperanza de escuchar una buena noticia y eso es lo que escuchó

“…el cáncer de hueso parece que le haya desaparecido, ¡se ha esfumado! Es que no tiene tiempo para el cáncer de hueso”

Hay cuatro imágenes del perro gran danés de Tammy llamado Leah, dando vueltas como un perro súper feliz que tiene la oportunidad de una nueva vida.

perro11
Leah, un gran danés de 7 años corriendo
Leslie estaba tan encantada de ver eso que le preguntó a Tammy que le llamase para contarle sobre su experiencia.

El gran danés de 7 años llamado Leah fue diagnosticado con cáncer de hueso en noviembre del 2015. En ese momento presentaba un tumor en la pierna delantera derecha, estaba claro que el cáncer se había extendido por todo su cuerpo. Habría vivido un 2-3 meses adicionales sin amputación, que Tammy ni siquiera consideró.

Leah no podía apoyar su pierna ni subir escaleras y su dueña Tammy imaginaba que le quedaba alrededor de 2 semanas de vida cuando su amiga le recomendó el cannabis medicinal.

Las capsulas de cannabis tardaron una semana en llegar y Tammy estaba preocupada porque a Leah no le quedaría mucho más tiempo. El pedido era de 30 capsulas, en un principio no sabía cuanto aguantaría su can. Tammy le proporcionó dos capsulas de aceite de cáñamo diarias y a partir de un segundo día comenzó a darse cuenta de la mejora de su mascota. Leah tomaba a la vez las capsulas con sus fármacos anti-inflamatorios recetados pero esta vez si parecía notar la mejora.

cannaperros
Canna Companion hemp oil for animals
Estuvo tomando durante 10 días el aceite de cáñamo cuando comenzó a jugar y correr, subiendo escaleras y con mucha menos cojera. Su dueña estaba tan gratamente sorprendida que compartió su experiencia personal con sus compañeros veterinarios que eran incrédulos, por decir lo más suave.

Tammy ahora ha hecho un pedido de otras 175 cápsulas y mantendrá todo el progreso de Leah registrado. ¡Tal vez los médicos en la clínica veterinaria consideren ahora recomendar el cannabis medicinal a sus pacientes!

Tengamos en cuenta que no hay ninguna garantía de que una mascota experimente una mejora tan drástica en tan corto período de tiempo.

Si se tiene un animal de compañía que esta sufriendo con el dolor, que se sepa que hay animales a los que le ha funcionado el cannabis medicinal y webs como la de Canna Companion que son empresas especialistas en estos productos.

El aceite de cáñamo es sus distintas formas parece ser que también funciona con los animales. Desde luego esta maravillosa planta parece que no quiere dejar de sorprendernos.

Fuente: La Marihuana

¿Qué son los cannabinoides? ¿Dónde se encuentran?

¿Qué son los cannabinoides? ¿Dónde se encuentran?

La palabra cannabinoides hace referencia a todas aquellas sustancias químicas, independientemente de su origen o estructura, que se enlazan con los receptores cannabinoides del cuerpo y del cerebro, y que tienen efectos similares a los producidos por la planta Cannabis sativa L. Sabemos que se trata de un grupo de sustancias muy amplio y diverso que puede clasificarse de varias formas, pero la más útil a nivel de comprensión de la diversidad en los cannabinoides es la siguiente:

Fitocannabinoides

Los fitocannabinoides hacen referencia a una clase de compuestos caracterizados por 21 átomos de carbono que aparecen únicamente en la naturaleza en la especie Cannabis sativa L. Se han descubierto ya en torno a 70 fitocannabinoides, incluidas sus formas ácidas y neutras, los análogos y otros productos de transformación. La planta sólo es capaz de sintetizar los fitocannabinoides directamente en sus formas ácidas no psicoactivas, y, por lo tanto, los principales fitocannabinoides presentes en el material vegetal fresco son Δ9-THCA, CBDA, CBGA y CBCA. Sin embargo, el grupo carboxilo no es muy estable y se pierde fácilmente en forma de CO2 bajo la influencia del calor o de la luz, lo que provoca la transformación en las formas neutras activas.

Los fitocannabinoides ácidos se descarboxilan parcialmente en el proceso de secado y curado de los cogollos; posteriormente, en el material seco de la planta encontramos principalmente los fitocannabinoides ácidos, y algunas de sus formas activas neutras (Δ9-THC, CBD, CBG y CBC). Un largo proceso de secado de la materia vegetal generaría la reducción de los fitocannabinoides ácidos y el aumento de los neutros. Cuando la planta se consume fumada o cocinada, todos los fitocannabinoides ácidos se descarboxilan en sus formas neutras correspondientes debido a la acción del calor.

El método que suele utilizarse para descarboxilar pequeñas cantidades de material vegetal de Cannabis (por ejemplo 20 gramos) es colocarlo en un horno a 120 oC durante un periodo mínimo de 20 minutos; cocinar el Cannabis en mantequilla o aceite también iniciará el proceso, siempre que se haga durante el tiempo suficiente. Resulta curioso que el fitocannabinoide más estudiado, Δ9-THC, en su forma neutra es el principal responsable de los efectos psicoactivos provocados por el consumo del Cannabis, mientras que en su forma ácida, Δ9-THCA, no tiene actividad psicoactiva.

Endocannabinoides

Los endocannabinoides los producen casi todos los organismos del reino animal. Estos son ligandos endógenos naturales, producidos por los organismos animales y humanos, que se enlazan a los receptores cannabinoides. Los endocannabinoides y los receptores cannabinoides conforman el sistema endocannabinoide, implicado en una amplia variedad de procesos fisiológicos (como la modulación de la liberación de neurotransmisores, la regulación de la percepción del dolor, de las funciones cardiovasculares, gastrointestinales y del hígado). Los dos endocannabinoides principales que se han descubierto son la anandamida (N-araquidonoiletanolamida, ANA) y 2-araquidonilglicerol (2-AG). Los endocannabinoides son las moléculas que actúan como llave natural para los dos receptores cannabinoides principales CB1 y CB2, y provocan su activación y posterior acción. CB1 está principalmente ubicado en el sistema nervioso central, y es el responsable de los efectos mediados por procesos neuronales y los efectos “secundarios” psicoactivos. CB2 está principalmente situado en el sistema inmunológico, y es el responsable de los efectos inmunomoduladores. Los receptores CB2 se han descubierto hace poco en el sistema nervioso central, en las células microgliales y parece que también están presentes en determinadas neuronas, pero hoy en día sigue siendo una cuestión muy controvertida y sometida a debate.

Cannabinoides sintéticos

Son sustancias similares, o completamente diferentes, a los fitocannabinoides y los endocannabinoides, pero, a diferencia de ellos, son totalmente sintéticos y creados en laboratorio. Un ejemplo de esto es el dronabinol (Δ9-THC sintético), que es el principio activo del MARINOL®, una medicina comercializada en forma de cápsulas en los Estados Unidos desde el año 1985 para las náuseas, los vómitos, la pérdida de apetito y la pérdida de peso. Otro de los ejemplos es el nabilone, principio activo de CESAMET®, un medicamento aprobado para el control de las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia contra el cáncer. Ambos medicamentos están aprobados para estos fines en los Estados Unidos, el Reino Unido, Suiza, Canadá y España. Más recientemente, algunos cannabinoides selectivos para el receptor CB1, como por ejemplo JHW-018 y JHW-073, se han utilizado como ingredientes psicoactivos de “smart drugs” comercializadas como imitaciones de los efectos del Cannabis, conocidas por ejemplo con el nombre de “Spice”. Aún no se tiene mucha información de cómo afectan a los humanos los cannabinoides sintéticos, aunque muchos de ellos han demostrado ser más activos y provocar más ansiedad y pánico en las personas que los fitocannabinoides. Los cannabinoides sintéticos han sido diseñados como herramientas para la investigación científica en el campo cannabinoide, aunque nunca han superado los ensayos clínicos necesarios para demostrar que resultan seguros para el consumo humano: en teoría, nunca deberían haber salido del laboratorio en el que se diseñaron y sintetizaron.

¿En qué parte de la planta se producen los fitocannabinoides?

Está ampliamente aceptado que los fitocannabinoides se sintetizan y almacenan principalmente, si no en su totalidad, en pequeñas estructuras denominadas tricomas glandulares; los tricomas están presentes en la mayoría de las superficies aéreas de la planta. En estas estructuras, ademas de los cannabinoides, se encuentran también la mayoría de los terpenos (monoterpenos y sesquiterpenos), los que confieren un aroma diferente a cada especie, en función de su combinación y contenido relativo. Por esta razón, puede decirse que los tricomas son la parte del Cannabis que resulta más interesante para los expertos en farmacognosia.

Los investigadores del Cannabis suelen describir dos tipos de tricoma no glandular (tricomas unicelulares sencillos y tricomas cistolíticos), que no se han asociado con la biosíntesis de los terpenoides. En las plantas hembra se han descrito tres tipos de tricoma glandular, estos son los tricomas bulbosos, los tricomas capitados sesiles y los tricomas capitados pedunculados. Se ha comprobado que las plantas macho presentan un cuarto tipo de tricoma glandular, el tricoma glandular de las anteras, que solo se ha podido encontrar en las anteras.

Aunque los tricomas pueden encontrarse en todas las plantas tanto macho como hembra, las concentraciones máximas de fitocannabinoides (en % de material de planta seca) pueden encontrarse en las brácteas de la inflorescencia femenina, con un contenido que alcanza entre el 20 y el 25%. Los fitocannabinoides son más abundantes en los tricomas capitados pedunculados. Estos tricomas capitados pedunculados aparecen durante la floración, forman su cubierta más densa en las brácteas de las flores pistiladas, y también puede detectarse una alta concentración de los mismos en las hojas pequeñas que acompañan a las flores. En las hojas del follaje y en los tallos el contenido de fitocannabinoides es más bajo, mientras que en las raíces el contenido es muy bajo o completamente nulo. Básicamente no existen diferencias cualitativas en el espectro de fitocannabinoide entre las partes de la planta, solo existen diferencias cuantitativas. El papel de los fitocannabinoides en las plantas no se conoce muy bien: la hipótesis más plausible es que ofrecen propiedades defensivas para combatir el estrés biótico (insectos, bacterias y hongos) y abiótico (desecación y radiación ultravioleta) de la planta.

articles-cannabinoids_text_1

¿Cómo se producen en la planta los fitocannabinoides?

Ni la vía ni el emplazamiento de la biosíntesis de los fitocannabinoides se conocen completamente, pero algunos autores suponen que se sintetizan en células de disco especializadas (Ilustración 1), presentes en los tricomas glandulares. Posteriormente, se acumulan en la cavidad secretora adyacente y, por último, se expulsan en forma de resina, o se secretan las sintasas de los fitocannabinoides directamente a la cavidad secretora.

Una importante variación estructural de los fitocannabinoides se encuentra en la cadena lateral alquilíca. De hecho, en el fitocannabinoide más común Δ9-tetrahidrocannabinol (Δ9-THC) el grupo alquilíco es un pentil, mientras que en su homólogo Δ9-THCV denominado utilizando el sufijo “varin” o “varol”, la cadena de pentilo se sustituye por una cadena de propilo. Estas variaciones se explican con el hecho de que el pirofosfato de geranilo se puede combinar con el ácido olivetólico, y/o el ácido divarínico. Estos son el punto de partida en la biosíntesis de los fitocannabinoides, lo que deriva en la formación de los fitocannabinoides intermedios ácido cannabigerólico (CBGA) y/o ácido cannabigevarólico (CBGVA) respectivamente. El intermedio CBGA/CBGVA se procesa siguientemente mediante la sintasa CBD, que convierte el CBGA/CBGVA en CBDA/CBDVA, y mediante la sintasa Δ9-THC, que convierte el CBGA/CBGVA en Δ9-THCA/Δ9-THCVA. Tanto la proporción entre los fitocannabinoides intermedios propilicos y pentilicos como la presencia de la sintasa CBD y/o la sintasa Δ9-THC se determinan de forma genética.

Todas las plantas expresan la sintasa CBC, que compite por el mismo intermedio CBGA/CBGVA que la sintasa CBD y/o la sintasa Δ9-THC. En plantas de Cannabis “normales”, la sintasa CBC está activa principalmente en el estado juvenil, y esto provoca la detección de una proporción más alta de este fitocannabinoide concreto durante la etapa vegetativa, en comparación con la etapa reproductiva.

Los productos de degradación de los fitocannabinoides ácidos como el CBNA (ácido cannabinólico) y el CBLA (ácido cannabiciclólico) aparecen como artefactos, y están derivados de diversas influencias como son la luz ultravioleta, la oxidación y la isomerización.

La vía biosintética para la producción de los fitocannabinoides se muestra en la Ilustración 2.

articles-cannabinoids_text_2

Introducción básica a los fitocannabinoides no psicoactivos más importantes

La planta del Cannabis contiene numerosos fitocannabinoides con psicoactividad débil o nula que, desde un punto de vista terapéutico, podrían resultar mucho más prometedores que el Δ9-THC.

El CBD es un fitocannabinoide no psicotrópico importante que produce una gran cantidad de efectos farmacológicos, antioxidantes y antiinflamatorios entre otros, transmitidos mediante varios mecanismos. Se ha evaluado clínicamente en cuadros de ansiedad, psicosis y desórdenes del movimiento, y para aliviar los dolores neuropáticos en pacientes con esclerosis múltiple (en algunas ocasiones en combinación con el Δ9-THC con una proporción de 1:1, como por ejemplo en el SATIVEX®).

El CBDA no se enlaza a los receptores cannabinoides CB1 o CB2, aunque es un inhibidor de COX-2 selectivo que ejerce efectos antiinflamatorios. Puede enlazarse a determinados receptores vaniloides, sin embargo, los efectos que actúan como receptores vaniloides no se comprenden en su totalidad; además, ejerce acciones contra la proliferación.

El CBG ejerce actividad contra la proliferación y antibacteriana. Es un ligando del receptor cannabinoide CB2, y un inhibidor de la reabsorción de anandamida; además, es un ligando vaniloide.

El CBC puede provocar hipotermia, sedación e hipoactividad en los ratones, ejerce actividad antiinflamatoria, antimicrobiana y ligera actividad analgésica, y es un potente antagonista de vaniloides y un débil inhibidor de la reabsorción de anandamida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Debes ser mayor de edad para acceder al sitio

Por favor verifica tu edad

- -