El afán recaudatorio de la Ley Mordaza

El afán recaudatorio de la Ley Mordaza

post afan recaudatorio de ley mordaza

 

Ahora que parece que se está volviendo a negociar la formación de un nuevo posible gobierno, donde todos partidos manifiestan su voluntad de negociar y luego con hechos demuestran todo lo contrario sería un buen momento para replantearse en esas negociaciones una reformulación, derogación y/o redacción de una nueva Ley de Seguridad Ciudadana, y que a poder ser, como de su denominación de desprende, responda efectivamente a hechos que tengan que ver con la protección de la seguridad ciudadana, y deje de ser, una ley represora, sancionadora y recaudatoria mayoritariamente, tal como está formulada y en vigor actualmente.

Desde la entrada en vigor de la nueva Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, más comúnmente conocida como “ley mordaza”, el actual gobierno en funciones y su anterior mayoría parlamentaria introdujeron en ella el artículo 54, que establece que, una vez notificado el acuerdo de incoación del procedimiento administrativo sancionador (primera carta), el sancionado dispone de un plazo de 15 días para el pago voluntario de la sanción, reduciéndose ésta a la mitad. De esta manera, si la sanción mínima es de 601 euros, se quedaría en 301 euros; renunciando en este caso el sancionado a presentar alegaciones, dándose por terminado el procedimiento administrativo sin necesidad de resolución expresa y siendo recurrible únicamente la sanción en el orden judicial contencioso-administrativo. En nuestra opinión esta medida atentan directa y claramente contra el artículo 24.1 de la Constitución Española, que establece el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva.

Como vemos, la inclusión de dicho artículo en la Ley denota con claridad el afán recaudatorio y la intención de reducir los costes en el personal de la Administración encargado de la resolución de todos los recursos administrativos en materia de seguridad ciudadana, de los cuales el 87 % son sanciones por tenencia de drogas.

Esta técnica del “pronto pago”, que ya existía en materia de tráfico, seguridad social y tributaria, no solo se estableció en esta ley de “represión ciudadana” sino que también ha sido incluida en la nueva Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo Común, que entra en vigor el próximo dos de octubre, lo que supone establecer un “chantaje” generalizado en toda la materia administrativa sancionadora (caza, agricultura, pesca, etc…).

Cuando a una persona le sea impuesta una sanción de 601 euros por tenencia de cannabis, podrá optar por las siguientes opciones:

a) Pagar la sanción en el plazo de 15 días y no presentar alegaciones en vía administrativa, viendo reducida la cantidad a pagar en un 50%.

b) No pagar y recurrir la sanción, con lo que se perderá el derecho a la reducción por “pronto pago”.

c) Pagar en el plazo de 15 días y así ver reducida en la mitad el importe de la sanción, recurriendo después en vía judicial en el plazo de dos meses desde el momento del pago.

El problema de la tercera vía es que pagando la multa y luego recurriendo en vía contenciosa, el juez podría entender que se está reconociendo, aunque fuera de manera implícita la existencia del hecho sancionado, dificultando así de este modo la defensa en un posterior juicio únicamente: donde cuestionar la inexistencia de THC, la ilegalidad del cacheo o la desproporcionalidad de la sanción será más complicado.

Si optamos por esta opción de pagar los 301 euros de la sanción reducida y luego recurrimos judicialmente con el objeto de que se nos devuelva el dinero, tendremos que tener en cuenta que habrá que acarrear con los gastos del abogado, y, en caso de que el juez no termine por darnos la razón, podrían condenarnos en costas.

Todo esto hace que una persona se lo vaya a pensar mucho para recurrir una sanción por tenencia de drogas, ya que lo más sencillo sería pagar el importe reducido y olvidarse de un complejo y largo proceso administrativo o una reclamación judicial que puede durar años.

Bajo la óptica de una persona culpable, puede ser visto como una asunción de culpas y una manera de reducir la sanción por el hecho de pagar ésta rápidamente y colaborar con la Administración Tributaria. Sin embargo, si lo vemos desde la perspectiva de una persona inocente, podríamos estar ante el reconocimiento de unos hechos imputados que no son ciertos, con el único fin de evitar una sanción más abultada y que la injusticia sufrida sea el doble de dolorosa.

Desde nuestro punto de vista, esto atentaría contra el derecho fundamental a un procedimiento con todas las garantías procesales, el derecho a los recursos y a la tutela judicial efectiva, pues aunque sí que es verdad que en ningún momento se niegan expresamente estos derechos en la ley, en la práctica y haciendo simples operaciones matemáticas de los costes y beneficios que supone optar por una u otra opción, la limitación real que se impone a este derecho a recurrir en vía administrativa o judicial es tan grande, que este sistema de reducción por “pronto pago” debería ser revisado por la jurisprudencia del Tribunal Supremo y en su caso la del Tribunal Constitucional cuando los ciudadanos afectados decidan recurrir en estas instancias.

Otro punto en donde se ve el claro propósito recaudatorio y represivo de esta ley es en el artículo 33, que establece la “graduación de las sanciones” y que dice que la sanción se impondrá en su grado medio cuando se acredite la circunstancia de reincidencia.

“La reincidencia, por la comisión en el término de dos años de más de una infracción de la misma naturaleza, cuando así haya sido declarado por resolución firme en vía administrativa.”

El grado medio según establece el artículo 39.1 b) será de 10.401 a 20.200 euros.

Por lo tanto, si después de obtener una resolución en vía administrativa que establezca la firmeza de nuestra sanción, si en el plazo de dos años, nos imponen una sanción más, y la misma alcanza la firmeza en ese referido plazo de dos años, existe la posibilidad de tener que desembolsar la friolera de 10.401 euros, pudiendo acogernos a la reducción del 50% u optar por las opciones jurídicas que hemos comentado anteriormente.

CONCLUSIÓN.

La actual Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, aparte de tipificar hechos sancionables con el objeto de callar bocas y evitar protestas, lo que comúnmente se ha llamado poner la mordaza, parece estar diseñada para recaudar dinero a costa de gente que no lo merece. Esto se pretende llevar a cabo utilizando técnicas inconstitucionales y estableciendo unas sanciones por reincidencia del todo desproporcionadas que no tendría por qué soportar gente cuyo único “mal cometido” es el hecho de fumarse un porro. Aunque este hecho no hace ningún mal, podría verse fundamentado en base al motivo del “orden público” en supuestos como hacerlo en la puerta de un colegio o de una iglesia. Sin embargo, también pueden sancionarte por la tenencia de cannabis en el bolsillo, bastando para realizarte un cacheo legal, el simple indicio de la posible comisión de una infracción administrativa y no el indicio de la comisión de un delito (como sucedía en la ley anterior), incautándote con este cacheo una pequeña cantidad de marihuana, con la ristra de inconvenientes e injusticias que, como hemos visto en este artículo, supondría la incoación de un expediente administrativo sancionador.

 

Fuente: Estudio Jurídico BROTSANBERT

Las leyes sobre cannabis medicinal en los EE.UU. están asociadas con un descenso del absentismo laboral por enfermedad

Las leyes sobre cannabis medicinal en los EE.UU. están asociadas con un descenso del absentismo laboral por enfermedad

Utilizando la encuesta Current Population Survey, un estudio ha identificado que el absentismo laboral debido a enfermedades disminuyó tras la legalización del cannabis medicinal en los 24 estados con leyes sobre cannabis terapéutico analizados. El efecto fue más intenso entre los trabajadores a tiempo completo y los varones de mediana edad, el grupo más propenso a poseer tarjetas médicas de cannabis.

Aquellos empleados a tiempo completo entre 50 y 59 años eran un 13 por ciento menos predispuesto a informar sobre absentismo por enfermedad después de la legalización del cannabis medicinal. Entre 40 y 49 años fueron un 11 por ciento menos y entre 30 y 39 un 16 por ciento. "Los resultados de este informe sugieren, por tanto, que la legalización de la marihuana medicinal disminuye los costos para los empleadores al reducir la percepción subjetiva de absentismo laboral por enfermedad o problema médico", afirma el Dr. Darin F. Ullman, profesor del Departamento de Economía de la Universidad de Wisconsin en Milwaukee, EE.UU.

 

Fuente: IACM

La agresividad disminuye con el consumo de cannabis

La agresividad disminuye con el consumo de cannabis

Usando un test validado de comportamiento de agresión en respuesta a una provocación, la agresividad subjetiva aumenta significativamente tras consumir alcohol y disminuye tras ingerir cannabis. El estudio, realizado por la Universidad de Maastricht, Países Bajos, incluyó a grandes consumidores de alcohol (n = 20), a consumidores habituales de cannabis (n = 21) y a controles (n = 20). Los consumidores de alcohol y cannabis recibieron dosis únicas de alcohol y placebo, o cannabis y placebo, respectivamente. Posteriormente fueron sometidos a ciertas pruebas para medir su grado de agresividad.

La agresividad subjetiva aumentó significativamente después de la provocación en todos los grupos mientras estaban sobrios. El consumo de alcohol aumentó la agresividad subjetiva mientras que el cannabis la disminuyó tras la provocación. Las respuestas agresivas durante el PSAP (point-subtraction aggression paradigm) aumentó tras el consumo de alcohol y disminuyó tras el de cannabis en relación con el placebo. Los autores concluyen diciendo "que el alcohol facilita los sentimientos de agresividad mientras que el cannabis los disminuye en grandes consumidores de alcohol y consumidores habituales de cannabis, respectivamente".

¿Sabes qué son los Flavonoides? ¿Y sabes cuáles son sus propiedades terapéuticas?

¿Sabes qué son los Flavonoides? ¿Y sabes cuáles son sus propiedades terapéuticas?

Los flavonoides son metabolitos secundarios polifenólicos comúnmente con un grupo cetona y normalmente pigmentos de coloración amarilla de donde viene su nombre (del latín flavus, "amarillo"). Dentro de los flavonoides podemos distinguir cuatro grupos principales: los flavonoides, los isoflavonoides, los neoflavonoides y los antocianos, pero para no complicar las cosas nos referiremos a ellos con el término común de flavonoides.

planta carnivora-art-flavonoides

Las plantas carnívoras, como la Dionaea muscipula, poseen un tipo de flavonoide en sus flores y hojas que cumple una función de atracción de los insectos que les sirven de alimento.

La biosíntesis de los flavonoides sigue la vía metabólica del fenilpropano, en la que a partir del aminoácido fenilalanina se forma el cumaril-SCoA que, conjugado con el malonil-CoA, crean un grupo de substancias llamadas chalconas que constituyen el esqueleto para la biosíntesis de todos los flavonoides y antocianos.

Esta reacción está catalizada por la enzima chalcona sintasa, que pertenece a la familia de las policétido sintasa (PKS). Esta familia PKS contiene también la olivetol sintasa que es la responsable de la síntesis de los cannabinoides.

Los flavonoides ejercen un amplio espectro de funciones en las plantas, principalmente como pigmentos de colores amarillos en los pétalos de las flores con la función de atraer los insectos polinizadores, o de colores azules (antocianos) con la función de captar ciertas longitudes de onda de la luz, lo que permite a la planta reconocer el fotoperiodo. Muchos de estos flavonoides también están implicados en la filtración de los rayos ultravioleta protegiendo las plantas. A nivel celular los flavonoides tienen funciones de reguladores del ciclo celular. Ciertos flavonoides se sintetizan en las raíces de las plantas y tienen papeles cruciales en el establecimiento de hongos simbióticos o de micorrizas y, al mismo tiempo, en el combatir las infecciones causadas por hongos patógenos.

Los flavonoides tienen grandes actividades farmacológicas en modelos “in vitro” tales como: antioxidantes, antiinflamatorias, antialérgicas, antibióticas, antidiarreicas y contra el cáncer. En modelos “in vivo” no se ha podido demostrar la actividad antioxidante, así como no se han podido relacionar directamente con la efectividad contra el cáncer. Algunos estudios parecen indicar que una dieta rica en flavonoides puede disminuir el riesgo de cáncer pero no se ha encontrado significación estadística.

En la planta de Cannabis encontramos diversos flavonoides como la Cannflavina A, la Cannflavina B, la Cannflavina C, la Vitexina, la Isovitexina, la Apigenina, el Kaempferol, la Quercetina, la Luteolina y la Orientina. La distribución de estos en la planta varía dependiendo del flavonoide en cuestión, pero en las raíces del Cannabis no se han encontrado flavonoides. En las hojas y flores de Cannabis el contenido total de flavonoides puede llegar a ser hasta el 2,5 % del peso seco, mientras que en las semillas y raíces es casi nulo. Algunos estudios sugieren que la distribución y la concentración de los flavonoides pueden ser de utilidad como carácter quimio-taxonómico en el Cannabis. Seguidamente daremos una breve descripción de las propiedades terapéuticas de estos flavonoides. La mayoría de estos compuestos son solubles en agua, con lo cual se podría explicar ciertas acciones terapéuticas de las infusiones y de las decocciones en agua de Cannabis, ya que los cannabinoides son muy poco solubles en agua.

Flavonoides

Las Cannflavinas A, B y C

Tienen actividad antiinflamatoria debido a que ejercen acción inhibitoria sobre la vía inflamatoria de las prostaglandinas. Este mecanismo de acción es compartido con otros terpenos presentes en la planta de Cannabis, aportando una mayor sinergia y efecto antiinflamatorio al propio ejercido por los cannabinoides.

La Vitexina y Isovitexina

Aplicabilidad terapéutica en la enfermedad de la gota inhibiendo la peroxidasa tiroidea.

El Kaempferol

Parecería tener actividad antidepresiva, y una dieta rica en kamferol podría reducir el riesgo de padecer cánceres y enfermedades coronarias. Aunque discutida, el Cannabis parecería tener cierta acción antidepresiva en algunos casos, así que la presencia de kaempferol en la planta podría aportar un efecto sinérgico con los cannabinoides.

La Apigenina

Ha demostrado reducir los efectos secundarios de la Ciclosporina A, inmunosupresor que se administra durante los trasplantes de órganos para evitar el rechazo del órgano por el cuerpo. Se ha demostrado también que la Apigenina es una de las pocas substancias con capacidad de estimular el transportador de monoaminas alterando los niveles de neurotransmisores. Recientemente se ha visto que la Apigenina actúa sobre los receptores de GABA ejerciendo acciones ansiolíticas y sedantes. Esta vía de acción es común con los cannabinoides así que podría influir en una posible sinergia en los efectos ansiolíticos y sedantes que tiene el Cannabis.

Flavonoides

La Quercitina

Inhibe enzimas virales pudiendo tener acción antivírica, y también inhibe la producción de prostaglandinas ejerciendo efectos antiinflamatorios. De nuevo, observamos otro compuesto que puede producir sinergia junto a los cannabinoides aumentando la acción antiinflamatoria. Un estudio reciente parecería aportar datos de la aplicabilidad terapéutica de la quercitina en la fibromialgia por sus acciones antiinflamatorias. Como se ha demostrado, el Cannabis tiene efectos terapéuticos en casos de fibromialgia y entonces es posible que la conjunción de la acción de la quercitina con la de los cannabinoides podría ser una fuente de sinergia. Así mismo, la quercitina es una inhibidora de la enzima Mono Amino Oxidasa (MAO) que está implicada en el metabolismo de neurotransmisores y fármacos; esto es de tener en cuenta por posibles interacciones con algunos fármacos específicos.

La Luteonina y la Orientina (glucósido de luteonina)

Poseen actividades farmacológicas demostradas en estudios preclínicos como antioxidantes, antiinflamatorias, antibióticas y para combatir el cáncer. Otros dos compuestos que pueden influir positivamente en la posible sinergia con los cannabinoides.

Al final de este artículo hemos podido verificar que hay otras clases de substancias activas en la planta de Cannabis, y que los efectos de esta podrían estar claramente influidos por la posible sinergia aportada por la combinación de los efectos de los cannabinoides, los terpenos y los flavonoides. Así, el efecto antiinflamatorio de la planta de Cannabis vemos que es posiblemente el más afectado por una probable sinergia, debido a que los tres grupos de compuestos convergen en mecanismos de acción similares o complementarios.

 

Fuente: Fundación CANNA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Debes ser mayor de edad para acceder al sitio

Por favor verifica tu edad

- -